2010-2011. Informe sobre la situación de los derechos humanos de las juventudes en México y en el Distrito Federal

Este informe intenta exponer la situación en la que se encuentran varios de los derechos humanos de las juventudes, y desarrollar también una herramienta que busca contribuir en la defensa, promoción y educación de sus derechos fundamentales. Por eso se realiza un primer acercamiento para generar un concepto en torno al enfoque de derechos de las juventudes. Cabe señalar que en el Centro Vitoria observamos desde el Primer Informe de Juventudes, correspondiente al año 2010, que lo más trabajado en términos conceptuales para lo derechos de las juventudes era la perspectiva juvenil, por un lado, y el enfoque de derechos humanos por el otro. Situación que de pronto hacía más complejo llevar a cabo un análisis más integral, pues no se tenía un horizonte articulado para desarrollarlo.

El presente Informe expone además la situación sociodemográfica de las juventudes en el país, así como el marco legal nacional e internacional que los reconoce y protege. Se revisa la situación de los y las jóvenes en el ejercicio del Derecho a la Paz, como un derecho que es fundamental reconocer en momentos críticos como el que vive el país; en el ejercicio de sus Derechos Civiles y Políticos, y en el de sus Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales (DESCA). Tomando como un eje de la investigación el reconocimiento de la diversidad de las juventudes, se analizó también la situación de las y los jóvenes con orientaciones sexuales diversas, la de los migrantes y la de los que viven en contextos rurales. Desafortunadamente existen pocos datos en cuanto a la situación de los jóvenes con discapacidad. Asimismo se abordaron problemáticas que afectan a las personas jóvenes, como la criminalización de la que son objeto, y los peligros que enfrentan en un contexto de crimen organizado y militarización de la seguridad pública. Nos interesa mucho hacer visibles las propuestas que las y los jóvenes están planteando a favor de sus derechos. Damos cuenta de ello en el apartado de Participación Juvenil en este Informe. También compartimos la experiencia que tiene este Centro en el trabajo con y para los jóvenes, a través de los trabajos de la Escuela de Promotoras y Promotores Juveniles de Derechos Humanos, el cual es uno de nuestros proyectos institucionales más importantes, concebido precisamente como un espacio de educación, sensibilización y formación en derechos humanos.

Esperamos que este Informe pueda colaborar en la defensa y promoción de los derechos de las juventudes. Nos parece fundamental que sea un documento en el que se reflejen las mujeres y los hombres jóvenes. También buscamos contribuir en la formulación e implementación de leyes, reglamentos y políticas públicas con enfoque de Derechos Humanos de las Juventudes