2013. Discriminación hacia las Juventudes en el Distrito Federal.

Es inaceptable cualquier forma de discriminación hacia cualquier persona o colectivo, sobre todo cuando viven en condiciones de pobreza, marginación y exclusión. Este es el caso de las personas jóvenes en la Ciudad de México. Es decir, más de un tercio de la población total. Este informe busca romper con concepciones adulto-céntricas y cargadas de estereotipos imbricados socialmente, hacia lo que se determina “debe ser un joven” dentro de las estructuras sociales e institucionales. El documento que ofrecemos busca por el contrario, abordar desde un plano incluyente y propositivo a las juventudes. Por lo tanto, aquí se explican de manera central y más integral los conceptos clave de personas jóvenes y juventudes, reivindicando su diversidad y la libertad para poder ejercer sus identidades. Todo esto desde el enfoque teórico de los derechos humanos de las juventudes y su no discriminación.

Cuando iniciamos este proceso, nos planteamos el gran reto de generar una investigación que tendría que precisar cómo es que se violenta cada derecho humano de las personas jóvenes a través de la discriminación. Sin embargo, esto sería un esfuerzo muy amplio, que requiere, y lo advertimos desde ahora, de un trabajo en profundidad, que consulte en gran medida a las juventudes que habitan y transitan en el Distrito Federal. Previendo esta situación, decidimos generar un foro denominado “Por la No Discriminación hacia las Juventudes de la Ciudad de México” realizado el 30 de mayo de 2013, y en el que participaron más de 60 personas de diferentes partes del Distrito Federal, quienes con sus expresiones hicieron aportes en gran medida para los contenidos de esta investigación. Algunos fragmentos de ellas se encuentran expresados textualmente en las páginas de la presente publicación.

En este documento tomamos como elementos centrales el análisis de los derechos a la igualdad y la no discriminación; a la educación; al trabajo y los demás derechos laborales; al más alto nivel de salud y a la participación de las personas jóvenes. Esto con el fin de abordar los derechos más violentados de las juventudes en el mundo, sobre todo en América Latina, de conformidad con las investigaciones que se han realizado desde la Comisión Económica Para América Latina (Cepal), la Organización Iberoamericana de Juventud (OIJ), la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), y el Programa de Derechos Humanos del Distrito Federal. Desde hace tiempo en el Centro Vitoria hemos venido desarrollando diversas investigaciones, como es el caso de los Informes sobre los Derechos Humanos de las Juventudes en México y el Distrito Federal 2010-2011. De aquí partimos para definir los principales capítulos que conforman este documento.

Como Centro de Derechos Humanos que promueve y defiende los derechos humanos de las juventudes en México, ponemos a la vista un documento que esperamos sea analizado y cuestionado, y sirva como referente de discusiones que se dirijan a construir condiciones de igualdad y no discriminación para las juventudes en el Distrito Federal. Este es también un llamado a las autoridades del Gobierno del Distrito Federal para que cumplan con sus responsabilidades de respetar, proteger, promover y garantizar los derechos humanos de las personas jóvenes, como lo dicta la propia Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Y ello desde un enfoque articulador que promueva el desarrollo integral, pues todavía hay grandes pendientes gubernamentales, como una Ley de Derechos Humanos de las Personas Jóvenes, actualizada con un enfoque integral, así como políticas públicas transversales, programas y presupuestos específicos para las juventudes, informaciones oficiales con datos desagregados y específicos para ubicar la situación de los derechos, y acceso a una vida libre de violencia, entre otras, que abordamos en este documento.

Al final nuestra máxima aspiración es que este proceso pueda tener un seguimiento a profundidad, para que de manera progresiva se aporte en el reconocimiento de los derechos humanos de las personas jóvenes que habitan y transitan en el Distrito Federal.