Más de 100 intelectuales y líderes de la sociedad civil estadounidense exigen al Congreso de los Estados Unidos estricta neutralidad de Washington frente a las elecciones del próximo 1 de julio en México | Boletín

03 de mayo de 2018

  • -En una carta dirigida al Senado y a la Casa de los Representantes, los firmantes indican su preocupación sobre la permanencia de prácticas fraudulentas en México y el cuestionable papel que ha jugado Washington en materia de promoción a la democracia en América Latina

Es importante que México, uno de los aliados y socios comerciales más cercanos de Estados Unidos, goce de una democracia auténtica, en la que la ciudadanía pueda hacer pleno ejercicio de su derecho al voto en libertad, sin restricción alguna o intervenciones extranjeras, escribe un grupo de más de 100 intelectuales y líderes de las sociedad civil en una carta que enviaron hoy a las y los miembros del Congreso de los Estados Unidos. En la carta, los firmantes instan a los senadores y los diputados de los Estados Unidos a “[…] hacer todo lo que esté en su poder para garantizar que la política del gobierno de los Estados Unidos en relación con las elecciones en México sea neutral y promueva las normas fundamentales de la democracia.”

Los y las firmantes incluyen destacados intelectuales como Gilbert M. Joseph, profesor de historia de la Universidad Yale y ex presidente de la Asociación de Estudios de América Latina; Mary Kay Vaughn, profesora de historia en la Universidad de Maryland y presidenta de la Conferencia de Historia Latinoamericana; Bruce Ackerman, profesor de derecho constitucional en la Universidad de Yale; Noam Chomsky, profesor emérito del Massachusetts Institute for Technology; Guadalupe Correa-Cabrera, investigadora del Woodrow Wilson Center for International Scholars y presidente de la Association for Borderlands Studies; y Greg Grandin, profesor de historia en la Universidad de Nueva York y miembro de la American Academy de Artes y Ciencias.

Entre quienes firman también se incluyen destacados líderes de organizaciones de la sociedad civil como Laura Carlsen, Directora del Programa para las Américas del Centro para Políticas Internacionales (CIP); Mark Weisbrot, Co-director del Centro de Investigación Económica y de Políticas (CEPR); Maureen Meyer, Directora para México y Derechos de los Migrantes en la Oficina de Washington para América Latina (WOLA); Ted Lewis, Director de Derechos Humanos en Global Exchange; y Manuel Peréz Rocha, del Instituto de Estudios Políticos (IPS).

Las y los firmantes citan recientes amenazas a la libertad de asociación, libertad de expresión y el derecho a la protesta en México, así como el uso de software de espionaje por parte del gobierno mexicano para vigilar a activistas y el papel que ha jugado el gobierno en el encubrimiento de la desaparición forzada de los 43 estudiantes de Ayotzinapa en el Estado de Guerrero. La carta también destaca como la proliferación de la corrupción y de crímenes violentos pone en peligro la libertad del sufragio en México, señalando en particular que: “[…] las recientes elecciones estatales de 2017 en el Estado de México y en Coahuila demostraron que la permanencia de prácticas fraudulentas se mantiene como un grave problema en el México de hoy.”

Los firmantes también alertan con respecto a que en Honduras el año pasado, y en México en 1988 y 2006, “[…] el gobierno estadounidense se apresuró en reconocer y apoyar resultados electorales que estaban bajo sospechas graves […]”. En este contexto, la carta llama al Congreso de Estados Unidos a respaldar plenamente la celebración de elecciones democráticas en México “[…]condenando públicamente cualquier irregularidad electoral o violación a los derechos humanos, promoviendo una transición pacífica del poder, e insistiendo en el estricto cumplimiento de la normatividad electoral” así como manteniéndose alerta con respecto al proceso de selección del próximo embajador de los Estados Unidos en México.

Contactos:

Laura Carlsen (Ciudad de México), +52 1 55 3551 9993, lecarlsen@gmail.com

Christy Thornton (Washington, D.C) +1 646 752 5507 llchristyll@gmail.com

Versión en inglés
Versión en inglés

Mexico City ― Writing that “It is important that Mexico, one of the US’s closest allies and trading partners, has a vibrant democracy, one in which citizens can freely and fairly exercise their right to vote, without restrictions or outside interference,” a group of over 100 scholars and senior representatives of non-governmental organizations sent a letter to members of the US Congress today, urging them “to do everything in [their] power to ensure that US government policy with regard to Mexico’s elections remains neutral and supportive of basic democratic norms.”

The signers include prominent academics such as Gilbert M. Joseph, professor of history at Yale and former president of the Latin America Studies Association, Mary Kay Vaughn, professor of history at the University of Maryland and president of the Conference on Latin American History, Bruce Ackerman, professor of constitutional law at Yale, Guadalupe Correa-Cabrera, Global Fellow at the Woodrow Wilson International Center for Scholars and President of the Association for Borderlands Studies, and Greg Grandin, professor of history at New York University and member of the American Academy of Arts and Sciences.

The signers also include representatives of civil society organizations such as Laura Carlsen, Director of the Center for International Policy’s Americas Program, Mark Weisbrot, co-Director of the Center for Economic and Policy Research, Maureen Meyer, Director for Mexico and Migrant Rights at the Washington Office on Latin America, Ted Lewis, Human Rights Director at Global Exchange, and Manuel Peréz Rocha, from the Institute for Policy Studies.

The signers cite recent threats to freedom of association, freedom of speech, and the right to peaceful protest, including revelations of Mexican government use of spying software to surveil activists, and the government role in covering up the disappearances of 43 students from Ayotzinapa in Guerrero State. The letter also highlights the dangers for free and fair elections from corruption and violent crime, and notes: “The recent 2017 regional elections in Mexico State and Coahuila demonstrated that unfair and fraudulent electoral practices remain a major problem today.”

Expressing concern that the “the US government was quick to recognize and support elections that raised serious doubts” in Honduras last year, and in Mexico in 1988 and 2006, the signers call on the US Congress to support democratic elections in Mexico by “insisting on the strict adherence to fair electoral practices and compliance with laws by supporting the peaceful transition of power, and by publicly condemning any electoral irregularities or human rights violations,” and by closing monitoring the selection of the next US ambassador to Mexico.