Editoriales | ūüďį Blog ¬ęLa dignidad en nuestras manos¬Ľ del Plumaje de Animal Pol√≠tico

Web original | ūüď∑ Imagen : CDHVitoria

Por: Gisel Mateos y Ana Gómez*

ūüďÖ 31¬†de julio de 2020

En abril de 2019 se llev√≥ a cabo el Segundo Encuentro Internacional de Defensores y V√≠ctimas de Graves Violaciones a Derechos Humanos1¬†en la Comunidad Pur√©pecha en Arantepacua, Michoac√°n, surgido de la necesidad de dar seguimiento a los puntos de reflexi√≥n y acuerdos generados colectivamente durante el ‚ÄúPrimer Encuentro‚ÄĚ, un espacio realizado un a√Īo atr√°s en Asunci√≥n Nochixtl√°n, Oaxaca. Su objetivo fue llevar a cabo la compleja tarea de pensar en procesos de¬†verdad, justicia, reparaci√≥n integral y no repetici√≥n, desde la diversidad de necesidades, preocupaciones e intereses de las¬†v√≠ctimas y sobrevivientes.

De ah√≠ se propuso y gener√≥ la articulaci√≥n denominada ‚ÄúSegundo Encuentro‚ÄĚ, compuesta por personas, grupos, colectivos, comunidades y movimientos de v√≠ctimas y sobrevivientes de graves violaciones a derechos humanos para sumar desde las diversas experiencias de lucha y resistencia con un objetivo: llegar a las instituciones para abrir la puerta a la manifestaci√≥n y escucha de la sentida y digna exigencia de verdad y de justicia para las v√≠ctimas y sobrevivientes del pa√≠s.

Así pues, el Segundo Encuentro inició entonces una serie de actividades para generar acuerdos y propuestas2 colectivas en beneficio de las víctimas y sobrevivientes, quienes conviven entre una multiplicidad de procesos de distintas violaciones graves a los derechos humanos con la agravante de la constante criminalización a través del injusto encarcelamiento y actos en contra de la seguridad e integridad física de las y los sujetos más visibles de dichas colectividades.3

A√ļn cuando por parte del gobierno del estado se han manifestado propuestas y llevado a cabo acciones para mitigar los impactos generados por la crisis de derechos humanos, el¬†Segundo Encuentro¬†se ha mantenido firme en cuanto a la necesidad de buscar espacios para ser reconocidos como sujetos activos que merecen no solamente ser escuchados, sino considerados en la construcci√≥n de propuestas relacionadas con la b√ļsqueda de la verdad y la justicia, as√≠ como la atenci√≥n a v√≠ctimas y sobrevivientes.

Las exigencias colectivas de b√ļsqueda y verdad tambi√©n son replicadas en luchas individuales, tal y como lo manifest√≥ Lourdes Mej√≠a, defensora y madre del tesista y activista de la UNAM, Carlos Sinuh√© Mej√≠a, durante la disculpa p√ļblica dirigida a la memoria de su hijo y a su familia:¬†‚Äúcontinuar√© luchando por justicia, no s√≥lo para ti: sino para todos y todas. Para que tu sangre, hijo, sirva y haya justicia porque yo te par√≠ a la vida y t√ļ me pariste a la lucha‚Ķ‚ÄĚ.

La digna manifestación de Lourdes ejemplifica la necesidad urgente de entender la importancia que guarda el reconocimiento y la articulación, ya que hacen que el dolor y la lucha cobren sentido cuando se hace eco de las exigencias y existe una colectividad dispuesta a caminar de la mano, nombrando a quienes no están, pero no se olvidan y que se hacen presentes en cada manifestación, reunión, encuentro e interlocución con las autoridades.

Ahora bien, las articulaciones de víctimas y sobrevivientes se encuentran en un contexto nuevo: la imposibilidad de buscar espacios de participación y encuentro debido a la crisis sanitaria que ha generado impactos negativos a las personas que buscan con urgencia dar seguimiento a sus procesos de justicia. Aunado a esto, existen implicaciones inmediatas derivadas de la pandemia que recrudecen el desgaste económico y psicoemocional previo, debido a la falta de acceso a medidas que les permitan sostener los diversos procesos de exigencia de justicia.

Lo anterior obliga a las articulaciones de víctimas y sobrevivientes a repensar nuestras formas de lucha y de exigencia para hacer frente a los obstáculos y nombrar a quienes no están, un ejemplo: la marcha virtual organizada por las madres y familiares de personas desaparecidas, actos de memoria en nombre de las víctimas, y asambleas virtuales para invitar a la reflexión y colocar sus necesidades en el centro de la agenda de las autoridades a fin de que éstas sean atendidas de forma urgente e inmediata.

Ante este panorama y los recientes hallazgos de las investigaciones realizadas por la Comisi√≥n para la Verdad y Acceso a la Justicia del Caso Ayotzinapa, surge la oportunidad para que el Estado mexicano aprenda de las lecciones de impunidad recogiendo las aportaciones y experiencias de las v√≠ctimas y sobrevivientes para impulsar estrategias de fortalecimiento de las instituciones en materia de procuraci√≥n y administraci√≥n de justicia. As√≠ como a realizar acciones dirigidas al esclarecimiento, el conocimiento de la verdad y la atenci√≥n integral a las v√≠ctimas a fin de que las autoridades de los tres √≥rdenes de gobierno logren coordinarse¬†‚Äú‚Ķcolocando en el centro de la atenci√≥n el derecho de las v√≠ctimas a conocer la verdad de los hechos, con un trato digno y respetuoso‚Ķ‚ÄĚ,¬†tal como manifest√≥ el subsecretario y presidente para la Comisi√≥n para la Verdad y Acceso a la Justicia del Caso Ayotzinapa, Alejandro Encinas.

Si bien estos retos se presentan en medio de una crisis de derechos humanos que se acent√ļa con la emergencia sanitaria, representan tambi√©n una oportunidad para entablar un di√°logo entre las instituciones gubernamentales y las articulaciones de v√≠ctimas y sobrevivientes para solventar una deuda hist√≥rica que todav√≠a no ha sido atendida: el reconocimiento del papel fundamental de las v√≠ctimas y sobrevivientes en la construcci√≥n de un r√©gimen democr√°tico y justo cuando estas visibilizan su digna y continua exigencia para mantener viva la memoria que tanto hace falta a la sociedad para clamar justicia y decir: ¬°ya basta!

______

1 Encuentro Arantepacua.

2 Por una verdadera justicia para todas las víctimas del país.

3 Mensajes y acuerdos del 2do Encuentro.


* Ana Gómez y Gisel Mateos son colaboradoras del CDHVitoria.