Hablar de derechos humanos de las y los jóvenes no implica hablar sólo del marco jurídico y los tratados e instrumentos internacionales que les reconocen. Obliga también a reflexionar sobre las situaciones en la que se encuentran: cultural, económica, política y ambiental, las cuales componen su contexto, incluyendo a todas las personas, pues al final todos y todas somos agentes sociales. Por esta razón, el Centro de Derechos Humanos “Fray Francisco de Vitoria OP A.C.» considerando la importancia de mirar hacia las juventudes para impulsar su desarrollo y el ejercicio de sus derechos humanos, busca contribuir con la elaboración de este documento a la generación de un diagnóstico sobre el grupo de personas jóvenes.

¿Qué tanto ka participación y presencia de las personas jóvenes son incluidas y respetadas en lo tangible dentro de la sociedad? Nuestro enfoque se genera a partir de los derechos humanos, la no discriminación y la equidad de género.

A lo largo de este documento se presenta el marco jurídico que arropa los derechos de las y los jóvenes, datos cuantitativos y cualitativos sobre pobreza, su derecho a la salud, a la educación, al empleo, a la participación; un análisis del contexto de discriminación, seguridad pública y criminalización en el país; así como la situación específica de algunos grupos de jóvenes como los migrantes y los jóvenes en contextos rurales. Por último, mencionamos el trabajo que realiza el Centro Vitoria con las Juventudes. Todo lo anterior enmarcado en el necesario reflejo de la situación de los derechos humanos de las juventudes en México.





Descarga la publicación

a0176f_e42e513da1904f0cbdb30e2108b44152Desde su fundación en el año de 1984, el Centro de Derechos Humanos “Fray Francisco de Vitoria O.P.”, AC, tiene como uno de sus compromisos permanentes la defensa y promoción de los derechos humanos de todas las personas, particularmente los de los grupos en situación de vulnerabilidad y discriminación. Entre estos grupos, ubicamos a las mujeres y hombres jóvenes, quienes al encontrase en una etapa de su vida en la que están construyendo su identidad, y debido al contexto económico, social, cultural y político actual de nuestro país, son excluidos, ignorados, invisibilizados, estigmatizados y discriminados por la sociedad y por las autoridades. No hay legislación a nivel federal adecuada y suficiente que los reconozca y proteja, y tampoco existen políticas públicas que atiendan de manera integral sus necesidades, tomando en cuenta su heterogeneidad, diversidad y al mismo tiempo riqueza.

Las y los jóvenes no son de modo alguno un ente homogéneo; al contrario, si algo caracteriza a las juventudes es su diversidad. Tomando en cuenta esta diversidad, su importancia en nuestra sociedad, y que este año México es sede de la Conferencia Mundial de Juventudes, el equipo de colaboradores del Centro Vitoria se dio a la tarea de investigar, sistematizar y analizar información acerca de los derechos humanos de las personas jóvenes desde las especialidades de cada área de trabajo; es decir, desde los aportes de Educación y Promoción, Investigación y Análisis, Jurídico y Coordinación General. Un primer resultado de este trabajo fue publicado en marzo en nuestro boletín electrónico “El Centinela”. Tal documento tuvo gran demanda y su elaboración nos obligó a reflexionar sobre la necesidad de profundizar, ampliar y mejorar la información que teníamos; y entonces decidimos realizar un informe sobre los derechos humanos de las juventudes en México, como un aporte para el estudio de la situación de las mujeres y hombres jóvenes en nuestro país, desde una perspectiva de derechos humanos.